Erasmus: 10 consejos que me hubiese gustado escuchar antes de irme

Soy Marina Mora, estudiante de RRII y COM en la Universidad Loyola. Mi Erasmus lo realicé en Bolonia, en la Unibo (2019) y este es mi testimonio. Una autobiografía de mi experiencia erasmus, dentro de ella os voy a ir dando consejos que me hubiese gustado que hubieran dado antes de comenzar con esta aventura llamada ERASMUS.

Marina Mora, studentessa Erasmus

Recuerdo perfectamente el día que me llegó al teléfono la notificación de que ya estaban publicadas las plazas de asignación del destino Erasmus. Los nervios me comían por dentro mientras la página se cargaba. Hacía ya 3 meses que había enviado mi solicitud, 6 destinos posibles por delante y realmente ninguno era mi favorito, me daba igual donde realizar mi Erasmus solo quería salir de casa.

Bolonia, Bolonia era mi destino. Era la ciudad que me iba a adoptar por 6 meses para que se convirtiera en mi casa. Llamé corriendo a mis padres y a mis amigos para contarles la buena nueva, para contarles que tenia que hacer las maletas e irme, que me estaban esperando al otro lado del Mediterráneo.

En ese momento de alegría no lo sabía, pero no todo era tan fácil como parecía. ¿Dónde viviré? ¿en una casa con estudiantes internacionales, con españoles? ¿Qué tiene Bolonia? Y muchas más preguntas como estas asaltaron mi cabeza. Frené en seco todas mis ganas y me puse a investigar.

Bolonia, ciudad que en habitantes era igual que la mía, Córdoba. Era la capital de la región de Emilia-Romaña, al norte de Italia, el cual ya había visitado en el viaje de fin de estudios de mi colegio. No estaba nada mal. Contacté con alumnos de mi universidad que lo habían realizado antes en la misma ciudad y me dijeron que había tenido mucha suerte, que a pesar de lo que pudiera pensar era una ciudad super Erasmus, con millones de estudiantes y que me iba a encantar.

Por parte de la universidad de llegada no tuve ningún problema, eso sí, realizar el leerning agreement fue un verdadero calvario. Comparar asignaturas, de aquí y allí, sin olvidar que algunas asignaturas iban a tener que realizarlas en italiano. Sirvió para poco tanto esfuerzo antes de llegar a la universidad de llegada. Cuando comencé las clases en Bolonia y me di cuenta de que había escogido asignaturas que era imposible que aprobara, y, sobre todo, que había otras que eran mucho más fácil para un erasmus cambié el AL mil de veces. Consejo nº1: no os agobiéis por el leerning y por las convalidaciones, vais a poder cambiarlo miles de veces hasta que se amolde a vosotros.

Busqué en la lista de la universidad qué compañeros, desconocidos para mi en ese momento, amigos ahora, le habían dado también el mismo destino que a mi para poder hacer un grupo de whassap para buscar piso y solucionar los problemas que nos iba poniendo la universidad juntos.

Lo de buscar piso fue una locura. Bolonia es una ciudad dónde, literalmente, hay más estudiantes que pisos, y siendo sincera lo dejamos para super tarde. Al final el propio abogio nos ganó y cada cual busco piso por su lado. En mi caso vivo en un piso con estudiantes internacionales, pero no me arrepiento para nada. Practico mucho el ingles en casa y la experiencia de vivir con personas de otras culturas enriquece mucho. También debo de admitir que me hubiese gustado más vivir con españoles porque nosotros somos de estar más en las zonas comunes, más de hacer vida en casa. Consejo nº2: no dejes lo del piso para muy tarde, cuanto antes mejor. 

Otra cosa muy curiosa del Erasmus es que como todo el mundo va como tú, nadie conoce a nadie, es muy fácil hacer amigos. Desde bien temprano se crea un grupo de whassap de la ciudad a la que vas y las personas se comienzan a ayudar, todos tenemos las mismas dudas. Por el grupo se palpan las ganas de llegar y empezar a disfrutar. Esto es mucho mejor cuando comienzan a llegar a la ciudad de llegada y se comienza a hablar de quedar para salir o para tomar algo. Consejo nº3: ningún miedo con los amigos, vas a hacerlos rápido y hay millones de grupos, si en uno no encajas puedes buscar otro. 

En referencia a el grupo de amigos queda decir que yo tuve mucha suerte, mucha mucha. Desde el primer día, por coincidencias del destino o por influencia divina, nos comenzamos a juntar un grupo de niñas que se convirtieron en familia desde el primer momento. Ciudad nueva, todo nuevo, todas las nuevas experiencias las vais a vivir como familia, 24 h juntos. Dicen que los amigos que hacen en el erasmus son tu otra familia y es verdad. Algunas veces hemos dicho, es “un grupo cerrado” tenemos que conocer a más gente, pero la realidad dista mucho. Cuando salimos estamos siempre con mucha gente distinta, nos perdemos, el grupo se rompe y cada una tiene amigos distintos, pero sabemos que si hay algún problema de verdad podemos contar las unas con las otras. Consejo nº4: no tengáis miedo a tener un “grupo cerrado” porque cuando sales conoces a muchísima gente distinta, pero no todo el mundo puede formar parte de tu familia.

Marina e le sue amiche

Los primeros días, cuando llegas es todo un caos. No sé para de salir de fiesta, o de salir simplemente. Cervezas y mas cerveza. Salir un lunes y un martes, bueno y el miércoles también, el jueves hay una fiesta organizada y el viernes es que es viernes. El sábado ya esta perdido y el domingo a misa que es le día del señor. Creo que no he salido más en mi vida, mis padres realmente no son conscientes. Además, cuando te das cuenta de que algunas clases no son obligatorias decides no ir, ya te pasarán los apuntes. Las organizaciones Erasmus (ESN/ESG…) no ayudan a la tranquilidad, organizan millones de cosas: que si cenas, que si días de barbacoas… Consejo nº5: Aprovéchate de todo lo que montan estas organizaciones, conoces a mucha gente y los planes y viajes son muy divertidos. 

Ese plan de vida esta bien para las primeras semanas, para los primeros meses, pero hay un momento donde ya tu cuerpo te pide una calma. En vez de salir 6 de 7 días comienzas a salir 3 de 7, que tampoco es mal parcial. Fiesta hay siempre, pero tienes que ser organizado con tu vida en algún momento, la universidad y los exámenes también existe. Consejo nº6: Sal de fiesta mucho, el erasmus esta para salir todo lo que no sales en tu ciudad, pero hay un momento en el que tienes que centrarte y estudiar. 

El Erasmus te da una posibilidad que no te lo da nada más, desplazarte de tu casa, pero sobre todo conocer otra cultura distinta. Yo estoy en Italia, ahora se lo que es de verdad comer pizza y pasta fresca. Pregunta a tus compañeros de clase donde salen los estudiantes de la ciudad, sal también un poco del ambiente erasmus y empápate de la ciudad donde vives. Consejo nº7: Embriágate de la nueva cultura. Pero no solo eso, ahora soy capaz de hablar un poco de italiano. El Erasmus te da la posibilidad de aprender un nuevo idioma o de mejorar otros. Más si estas en Italia que es muy parecido el italiano, puede ser que cueste un poco hablarlo, pero se entiende muy fácil, no pierdas la oportunidad de aprender. Consejo nº8: Aprovecha y aprende un nuevo idioma.

Yo, desde el primer día tenia una idea clara: quería viajar mucho. Si puedes estar en una ciudad con aeropuerto mejor y sino seguro que hay ciudades cerca con él. Como estas en un lugar geográficamente nuevo los vuelos a destinos son más baratos, o simplemente distintos. Aprovecha esta ventaja para viajar a lugares que nunca pensaste viajar, o que por donde vivías, estaban muy lejos y eran caros. Yo en apenas 3 meses ya he estado en Budapest y Bucarest, Praga es el siguiente destino. Consejo nº9: Viaja todo lo que puedas. Y claro no debemos de olvidar que estas en un nuevo país, descubre ese país, las ciudades, los pueblos… El norte de Italia ya no tiene secretos para mí. Consejo nº10: Descubre el país en el que estás. Además, ser Erasmus tiene multitud de descuentos y beneficios, no desperdicies ninguno.

Marina e le sue amiche

Mi libro favorito es “Marina” de Carlos Ruiz Zafón. En el está una de mis frases favoritas: “Marina me dijo una vez que siempre recordaremos lo que nunca sucedió”, por lo mismo el Erasmus no puede ser una experiencia que la recuerdes por aquello que no hiciste por miedo, tiene que ser recordada por todo aquello que si hiciste. El miedo no puede ser un impedimento, Marina no puede llevar la razón. Este consejo está fuera de los 10, pero como has leído hasta aquí te lo regalo. Consejo nº11: disfruta de todo, no te pongas barreras.

No todo va a ser fácil, ni bonito, hay momentos donde lo pasas mal, donde añoras casa. Pero todo merece la pena por las experiencias inolvidables que vives. Es un proyecto que nació en 1987 y que se ha convertido en un “deber” para todos los estudiantes. El Erasmus te cambia, para bien siempre, te abre los ojos hacia nuevas realidades, te hace ser amigo de gente que nunca pensaría que lo serías. Te hace ser más responsable, aprendes sobre ti mismo, sobre tus propios límites y sobre tus horizontes.

El Erasmus no es simplemente fiesta, libertad (al no estar con tus padres), descontrol y caos, también es nostalgia, amistad, echar de menos y ganas de volver. Yo aún no me he ido, me quedan 3 meses y ya sé que quiero volver a Bolonia, que no me quiero volver a casa. Se cosas que no pensé que sabría nunca. Se que esta experiencia va a quedar marcada en mi alma para siempre. 

No soy la primera estudiante que realiza un Erasmus, y por suerte tampoco seré la última, pero este es mi testimonio.

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo di WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione /  Modifica )

Google photo

Stai commentando usando il tuo account Google. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione /  Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione /  Modifica )

Connessione a %s...